La pobreza acorta la vida más que la obesidad, el alcohol y la hipertensión arterial | Por: @linternista

La evidencia científica es contundente: la pobreza y la desigualdad social perjudican seriamente la salud de las personas. Pero, las autoridades sanitarias no ponen énfasis sobre estos factores sociales tanto como lo hacen sobre otros cuando tratan de mejorar la salud de los ciudadanos.

Un macroestudio realizados por  una treintena de especialistas de instituciones tan prestigiosas como la Universidad de Columbia, el King’s College de Londres, la Escuela de Salud Pública de Harvard y el Imperial College de Londres, publicado el 31 de enero de 2017 en la revista médica The Lancet, supone una crítica a las políticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) por no querer incluir en su agenda estos factores determinantes de la salud y que son tan importante o más que otros que sí forman parte de sus objetivos y recomendaciones.

Basados en el análisis de datos de cómo influye el nivel socioeconómico en la salud y la mortalidad en comparación con otros factores más convencionales, como el tabaquismo o la obesidad y utilizando una muestra de 1,7 millones de personas, se comprobó como la pobreza acorta la vida casi tanto como el sedentarismo y mucho más que la obesidad, la hipertensión arterial y el consumo excesivo de alcohol.

“El bajo nivel socioeconómico es uno de los indicadores más fuertes de la morbilidad y mortalidad prematura en todo el mundo. Sin embargo, las estrategias de salud global no consideran las circunstancias socioeconómicas pobres como factores de riesgo modificables”, afirman los investigadores.

Este resultado coincide con otros estudios previos

La pobreza es un agente que afecta a la salud de forma tan sólida y consistente como el tabaco, el alcohol, el sedentarismo, la hipertensión arterial, la obesidad y la diabetes.

Razones de riesgo agrupadas de nivel socioeconómico y 25 × 25 factores de riesgo de mortalidad Los HR se ajustan por edad, estado civil y raza u origen étnico. SES = estatus socioeconómico. BMI= índice de masa corporal.
Razones de riesgo combinadas de nivel socioeconómico y 25 × 25 factores de riesgo para la mortalidad por todas las causas y la mortalidad por causa específica Los modelos mínimamente ajustados sólo se ajustaron para el sexo, la edad y la raza o etnia; En los modelos mutuamente ajustados, SES y los factores de riesgo 25 × 25 se ajustan mutuamente. BMI = índice de masa corporal. CVD = enfermedad cardiovascular. SES = estatus socioeconómico.

Comparación

La pobreza tiene la capacidad de acortar la vida más que varios de otros factores:

  • El bajo nivel socioeconómico reduce la esperanza de vida en más de 2 años (2,1) en adultos entre 40 y 85 años.
  • El alto consumo de alcohol la reduce en medio año.
  • La obesidad la acorta 0,7 años.
  • La diabetes reduce la esperanza de vida en 3,9 años.
  • La hipertensión arterial en 1,6 años.
  • El sedentarismo, 2,4 años.

Exceptuado solo por el hábito tabáquico que es la peor y reduce la media de vida en 4,8 años.

Así como se puede promover el dejar el hábito tabaco o la actividad física y el deporte entre la población, el artículo defiende que la pobreza también puede modificarse a través de la educación y buenas políticas públicas de los gobiernos.

Esperanza de vida desde los 40 años hasta los 85 años y años de vida perdidos debido al bajo nivel socioeconómico y 25 × 25 factores de riesgo SES = estatus socioeconómico. BMI = índice de masa corporal.

Sin casualidad

La elección de estos factores no es casual: son los tomados por la OMS para combatir las enfermedades no contagiosas en su plan para reducir su incidencia en un 25% para el año 2025, el llamado objetivo 25×25.

“Nuestros hallazgos sugieren que las estrategias y acciones globales definidas en el plan de salud de la OMS excluye un importante determinante de la salud de su agenda”, critican los investigadores, liderados por Silvia Stringhini, del Hospital Universitario de Lausana.

La adversidad socioeconómica debe ser incluida como un factor de riesgo modificable en las estrategias de salud local y global, las políticas y la vigilancia del riesgo para la salud“, añadió Stringhini.

El artículo defiende que el factor socioeconómico también puede modificarse a todos los niveles, con intervenciones como:

  • La promoción del desarrollo durante la primera infancia.
  • Las políticas de reducción de la pobreza.
  • La mejora del acceso a una educación.

 Por eso, las estrategias de prevención de las enfermedades crónicas se equivocan al no abordar “poderosas soluciones estructurales”.

Es ciencia no ideología

“La fuerza de la evidencia del efecto del rango social sobre la mortalidad, como ejemplifica el estudio de Stringhini y sus colegas, es ahora imposible de ignorar”, asegura un comentario firmado por Martin Tobias, especialista del Ministerio de Sanidad de Nueva Zelanda.

“Basan su argumento no en ideología política sino en ciencia rigurosa”. Según este epidemiólogo, tener bajo nivel socioeconómico “significa ser incapaz de determinar el propio destino, privado de recursos materiales y con oportunidades limitadas, que determinan tanto el estilo de vida como las posibilidades vitales”, agregó Martin Tobias.

Las desigualdades sociales

 Según el investigador español Manuel Franco, epidemiólogo de la Universidad de Alcalá de Henares, especialista en cómo afectan los factores sociales y ambientales en la salud, que no ha participado en el estudio, considera que “es importante que los autores muestren que el factor socioeconómico importa, e importa tanto como los que señala la OMS”.

“La evidencia dice que la desigualdad mata. ¿Nos interesa la salud del país, tanto la de los pobres como la de los ricos? No se ataca este factor porque no interesa”, afirma Franco.

Y explica cómo en países ricos (el estudio se centra en datos de Reino Unido, Francia, Suiza, Portugal, Italia, Estados Unidos y Australia) hay diferencias “insoportables” de esperanza de vida dentro de una misma ciudad, como Barcelona, Madrid, Glasgow o Baltimore.

“Y la brecha no deja de ampliarse: la esperanza de vida de los pobres no crece como la de los ricos”, denuncia.

 “Hacemos investigación para mejorar algo. Sabemos que hay factores estructurales que perjudican la salud, pero las autoridades no quieren atacarlos, prefieren hablar solo de los factores individuales: haz deporte, no fumes”, concluye el experto.

 

Fuente: EL País (España)

Comité editorial medicinapreventiva.info

Comité editorial de medicinapreventiva.info

admin has 1022 posts and counting.See all posts by admin

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: