Mantener un peso saludable en la edad adulta para prevenir la diabetes | Por: @linternista

Según informan investigadores; una estrategia en salud pública que resalte la importancia de mantener un peso saludable en la edad adulta tendría el doble de repercusión en reducir la incidencia de diabetes de tipo 2, en comparación a una estrategia enfocada únicamente en lograr que los pacientes con obesidad bajen de peso.

Los autores calcularon que en una cohorte sueca de más de 33.000 pacientes de 30 a 60 años, se evitarían 22% de los nuevos casos de diabetes si los individuos no aumentaran de peso durante un seguimiento de 10 años.

Sin embargo, también estimaron que se evitarían sólo 8,5% de los casos de diabetes si todas las personas con un índice de masa corporal (IMC) superior a 30 fueran referidas a un programa como el de Weight Watchers y, como previamente se ha informado redujeran su peso en un promedio de 5,6%.[2]

El estudio realizado por la Dra. Adina L. Feldman, PhD, y sus colaboradores, de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, y sus coinvestigadores en la Universidad Umeå, en Suecia, fue publicado el 6 de febrero en BMC Public Health.

La investigadora, en una declaración emitida por las universidades, manifestó: “Hemos demostrado que una estrategia basada en la población, que consista en la prevención del aumento de peso en la edad adulta, tiene el potencial de evitar más del doble de casos de diabetes que una estrategia que únicamente fomente la reducción de peso en individuos con obesidad que tengan alto riesgo de desarrollar diabetes”.

“Por tanto, cuando se trata del peso corporal y la diabetes, desde una perspectiva de salud pública sería recomendable considerar estrategias de alto riesgo, basadas en la población, con el fin de prevenir la diabetes”, expresó la Dra. Feldman.

Asimismo, aunque puede ser difícil prevenir el aumento de peso en la edad adulta media, es incluso más difícil reducir el peso excesivo en una etapa posterior, resaltan los investigadores.

“Aunque el mantenimiento del peso primario a una edad adulta es difícil, debe considerarse en contraste con el reto, aún más difícil, que representa bajar de peso, así como el control de peso secundario subsiguiente”, señalan los autores.

El peso en la edad adulta media es importante

Para investigar cómo el mantenimiento de peso o la reducción moderada del mismo afectan a la incidencia de diabetes a un nivel de población, los investigadores analizaron datos de personas del norte de Suecia que participaron en el Programa de Intervención de Västerbotten (VIP).

La Dra. Feldman y sus colaboradores identificaron a participantes que no tenían diabetes al inicio, cuando tenían 30 años de edad (4820 participantes), a los 40 años (14.023), o a los 50 años de edad (14.341). Un poco menos de la mitad (47%) pertenecía al género masculino.

Tenían una media de índice de masa corporal de 25,0 kg/m2 y 55% de los participantes tenían un IMC normal de menos de 25,0 kg/m2.

Durante un seguimiento a 10 años, 29,1% de los participantes mantuvo su peso, 56,6% aumentaron de peso, y 14,2% bajaron de peso.

Un total de 1087 participantes (3,3% de la población del estudio) desarrolló diabetes de tipo 2.

En comparación con los participantes que no aumentaron de peso, aquellos que lo hicieron (es decir, que su IMC aumentó en más de 1 kg/m2) tuvieron un incremento de 1,5 tantos en el riesgo de presentar diabetes (odds ratio [OR]: 1,52).

Al mismo tiempo, los participantes que perdieron una cantidad moderada de peso (su IMC descendió 1 a 2 kg/m2) tuvieron menos riesgo de presentar diabetes (OR: 0,72).

Los investigadores consideran que si la media de IMC en una población de adultos de mediana edad se pudiera reducir 1 a 2 kg/m2 (lo que corresponde a una reducción de peso de casi 3 a 6 kg) se podrían prevenir dos de cada cinco casos de diabetes.

Las limitaciones del estudio consistieron en el hecho de que en cerca de un tercio de los participantes se perdió el seguimiento (debido a muerte o reubicación), y los investigadores analizaron datos únicamente en dos momentos. No obstante, “desde una perspectiva de la salud pública, tiene un gran potencial la prevención de la diabetes en la promoción del mantenimiento del peso primario para toda la población, además de la reducción de peso moderada en individuos con un IMC de ≥ 25,0 kg/m2, así como el enfoque actual de dirigir las intervenciones a individuos de grupos con alto riesgo”, concluyen la Dra. Feldman y sus colaboradores.

Referencias

  1. Feldman AL, Griffin SJ, Ahern AL, Long GH, y cols. Impact of weight maintenance and loss on diabetes risk and burden: a population-based study in 33,184 participants. BMC Public Health. 2017 Feb 6;17(1):170. doi: 10.1186/s12889-017-4081-6. Publicado en versión electrónica el 6 de febrero de 2017. Artículo
  2. Ahern AL, Olson AD, Aston LM, Jebb SA. Weight Watchers on prescription: An observational study of weight change among adults referred to Weight Watchers by the NHS. BMC Public Health. 2011;11:434. Artículo

Fuente: espanol.medscape.com

Comité editorial medicinapreventiva.info

Comité editorial de medicinapreventiva.info

admin has 899 posts and counting.See all posts by admin

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: