Utilizando la vitamina B para reducir los efectos epigenéticos de la contaminación del aire | Por: @linternista

Un estudio publicado en la revista «Proceedings of the National Academy of Sciences» por parte de científicos de la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia en Nueva York (EE. UU.) demuestra que el consumo de vitamina B puede jugar un papel relevante en la reducción del impacto de la contaminación del aire en el epigenoma.

Según explica Andrea Baccarelli, co-autor de la investigación, «aunque el control de emisiones es la clave de la prevención, la exposición elevada a la contaminación es algo habitual en todo el mundo. De ahí que necesitemos desarrollar intervenciones preventivas para contener los efectos que puede tener para la salud».

La exposición aguda a partículas finas en suspensión de menos de 2,5 micras (PM2.5) induce cambios en la metilación del ADN implicados en la inflamación y el estrés oxidativo. En el presente trabajo se realizó un ensayo cruzado para determinar si la suplementación con vitamina B evita tales cambios.

Combatir la contaminación

El trabajo es una primera aproximación para la toma de medidas dirigidas a prevenir o minimizar los efectos adversos de la contaminación atmosférica, lo que puede resultar especialmente beneficioso para aquellas regiones con niveles elevados de partículas PM2.5

. No en vano, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el 92% de la población mundial vive actualmente en lugares donde los niveles de calidad del aire superan el límite de 10 microgramos por metro cúbico recomendado.

La contaminación ambiental PM2.5 es uno de los contaminantes atmosféricos más prominentes porque se depositan en el tracto respiratorio, lo que provoca inflamación tanto a nivel pulmonar como sistémico. Y aunque en muchos lugares se está reduciendo su presencia gracias al control de emisiones a gran escala, es habitual encontrar picos de exposición con consecuencias dañinas para la salud.

Como refiere Jia Zhong, directora de la investigación, «los efectos de la contaminación atmosférica sobre la salud plantean muchos problemas complejos».

Concretamente, el estudio evaluó el uso de un suplemento de vitamina B que incluía 2,5 miligramos de ácido fólico, 50 de vitamina B6 y un miligramo de vitamina B12. Y para ello, los autores contaron con la participación de voluntarios con edades entre los 18 y los 60 años y que no fueran fumadores ni tomaran ningún medicamento u otro suplemento vitamínico.

Diez adultos sanos participaron de forma ciega en un experimento de 2 horas de exposición controlada previa administración de un placebo a un nivel de PM2.5 (250 μg / m3) y previa administración de suplementos de vitamina B (2.5 mg / d de ácido fólico, 50 mg / d de vitamina B6 y 1 mg / d de vitamina B12), respectivamente.

Los participantes fueron divididos en dos grupos para recibir a diario el complejo vitamínico o placebo. Los autores midieron los niveles de vitamina B en sangre de los participantes antes y después de cada ingesta, observando cómo los suplementos alimenticios aumentaban de forma significativa las concentraciones plasmáticas medias de ácido fólico, vitamina B6 y B12 después de exponerse a la contaminación ambiental.

Todos los análisis se llevaron a cabo a la misma hora del día y las partículas ambientales fueron extraídas de una calle del centro de la ciudad de Toronto (Canadá) por la que pasan más de un millar vehículos por hora, para posteriormente administrarlas a los voluntarios mediante una mascarilla parecida a las que se usan para el oxígeno.

Se perfiló la metilación del epigenoma antes y después de cada experimento utilizando el Infinium HumanMethylation450 BeadChip en células periféricas CD4 + Células T-ayudadoras. La exposición a PM2.5 indujo cambios de metilación en los genes implicados en el metabolismo oxidativo de la energía mitocondrial. La suplementación con vitamina B evitó estos cambios. Del mismo modo, la exposición a PM2.5 depletó un 11,1% [P = 0,04] ​​del contenido de ADN mitocondrial y la suplementación con vitamina B  atenuó el efecto en 102% (P interaccion = 0,01).

Los resultados indican que la prevención a nivel individual puede utilizarse para complementar las regulaciones y controlar potenciales vías mecánicas subyacentes a los efectos adversos de PM2.5, con posibles beneficios significativos para la salud pública en áreas con frecuentes picos de PM2.5.

La contaminación atmosférica es una preocupación importante de salud pública en todo el mundo. Los fundamentos moleculares de los efectos sobre la salud de la contaminación del aire no se entienden completamente, y la falta de opciones preventivas a nivel individual representa una brecha crítica de conocimiento.

El presente estudio demostró los efectos epigenéticos de la contaminación del aire y sugirió que las vitaminas B podrían ser utilizadas como prevención para complementar las regulaciones para atenuar el impacto de la contaminación del aire sobre el epigenoma. El estudio inauguró una línea de investigación para el desarrollo de intervenciones preventivas para minimizar los efectos adversos de la contaminación del aire sobre posibles marcadores mecanicistas.

Debido al papel central de las modificaciones epigenéticas en la mediación de los efectos ambientales, los hallazgos podrían extenderse a otros tóxicos y enfermedades ambientales.

Fuente: abc.es / pnas.org

Comité editorial medicinapreventiva.info

Comité editorial de medicinapreventiva.info

admin has 1065 posts and counting.See all posts by admin

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: