Se hallan menos placas de ateromas con el mayor cumplimiento en la vida real de la dieta mediterránea | Por: @linternista

El cumplimiento de una dieta de tipo mediterráneo mostró una relación protectora dependiente de la dosis con la presencia, el número y el espesor de las placas ateroscleróticas, aparte de otros factores de riesgo, en un nuevo estudio presentado en el Congreso Anual de la European Atherosclerosis Society (EAS) 2017.

Según la Dra. Rocío Mateo Gallego, autora principal e investigadora del Hospital Universitario Miguel Servet, en Zaragoza, España, la interrelación fue más sólida para las arterias femorales y en los fumadores, lo que indica que el patrón alimentario puede proteger contra enfermedad cardiovascular al evitar la oxidación de las lipoproteínas aterógenas.

La Dra. Mateo Gallego destacó que la presencia de placas se ha estudiado principalmente en las arterias carótidas utilizando ecografía, aunque recientemente se ha demostrado que las placas iliofemorales identificadas mediante ecografía son más frecuentes, se relacionan más con el riesgo de enfermedad cardiovascular, y se asocian en alto grado con el calcio coronario.

Lo que no se ha analizado antes es la relación de las placas iliofemorales y el apego a la dieta de tipo mediterráneo en la vida real, señalan los investigadores. Esto no fue suficientemente analizado en el estudio PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea), un estudio aleatorizado y controlado sobre la dieta mediterránea que demostró regresión de las placas carotídeas en el curso de varios años, entre otros aspectos.

Para realizar el estudio, los investigadores utilizaron ecografía con el propósito de evaluar la extensión de las placas ateroscleróticas en los territorios de la carótida, la femoral y la aorta, en 2523 trabajadores de la industria automotriz sin antecedente de enfermedad cardiovascular (media de edad: 51 años; 95% varones), participantes del Estudio de Salud de los Trabajadores de Aragón (AWHS). Se identificó una placa en algún territorio en 1983 de estos participantes.

Se utilizó un cuestionario de frecuencia de alimentos de 134 apartados para calcular el Índice Alternativo de Alimentación Mediterránea (aMED), que considera el consumo de frutas, verduras, frutos secos, legumbres, granos enteros, pescado, carnes rojas, bebidas alcohólicas, y el cociente de lípidos monoinsaturados/lípidos saturados. La puntuación total podía tener un valor de 0 a 9, y las calificaciones más altas reflejaban un mayor apego a la dieta mediterránea.

La puntuación general del Índice Alternativo de Alimentación Mediterránea fue de 4,19, lo que representó un apego moderado a la dieta mediterránea, sin ninguna diferencia entre los géneros.

En comparación con los participantes del cuartil del Índice Alternativo de Alimentación Mediterránea más bajo (0 – 2 puntos), los del cuartil más alto (6 – 9 puntos) eran mayores (51,7 años frente a 50,9 años), y tenían menos probabilidades de ser fumadores activos (25,3% frente a 44%).

Cuando se comparó a los participantes de los cuartiles del Índice Alternativo de Alimentación Mediterránea más altos frente a los más bajos, se observó una reducción estadísticamente significativa en las placas presentes en las arterias femorales (odds ratio [OR]: 0,74; p = 0,045), independientemente de todos los factores de riesgo y mediadores.

En el cuartil del Índice Alternativo de Alimentación Mediterránea más alto, la presencia de placa fue reducida en la aorta después del ajuste con respecto a edad y género de manera estadísticamente significativa (OR: 0,72; p = 0,006), pero esta diferencia no retuvo la significación estadística después del ajuste completo (p = 0,303). No se observaron diferencias estadísticamente significativas en las placas de la carótida entre los dos cuartiles del Índice Alternativo de Alimentación Mediterránea en alguno de los modelos.

Entre los fumadores del cuartil del Índice Alternativo de Alimentación Mediterránea más alto, no obstante, la presencia de placas estuvo reducida 61% en las arterias femorales (OR: 0,39; p = 0,001) y 67% en cualquier territorio (OR: 0,33; p = 0,008).

La puntuación del Índice Alternativo de Alimentación Mediterránea también se relacionó inversamente con el número de placas en todos los territorios, excepto para las carótidas, señaló la Dra. Mateo-Gallego.

El moderador de la sesión, el Dr. Chris Packard, de la Universidad de Glasgow, en Escocia, manifestó que los hallazgos en la carótida son congruentes con estudios previos, y que la fuerza de la interrelación observada en otros lechos vasculares fue sustancial. La puntuación del Índice Alternativo de Alimentación Mediterránea también representa una forma práctica de evaluar el Cuestionario de Frecuencia de Consumo de Alimentos de la Dieta Mediterránea.

“De todas las dietas que hemos estudiado, la mayoría de la gente regresa y opina que la dieta mediterránea es la que debemos seguir, así que si la puntuación del Índice Alternativo de Alimentación Mediterránea es una herramienta relacionada con los desenlaces o sustitutivos que las personas podrían utilizar, tendría que empezar a emplearse como un medio para alentar a los pacientes”, indicó el Dr. Packard.

Fuente: espanol.medscape.com

Referencia: Mateo-Gallego R, Uzhova I, Moreno-Franco B, y cols. Resumen 222:Adherence to a Mediterranean diet is associated with the presence and extent of atherosclerotic plaques in middle-aged asymptomatic adults: The AWHS study. Congreso Annual de la European Atherosclerosis Society (EAS) 2017. Presentado el 25 de abril de 2017. Praga, República Checa.

Comité editorial medicinapreventiva.info

Comité editorial de medicinapreventiva.info

admin has 899 posts and counting.See all posts by admin

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: