Desayunar es más cardiosaludable que mantener el ayuno | Por: @linternista

El desayuno es la comida más importante día, aunque a veces, no le demos la importancia que se merece.

En los últimos años diferentes investigaciones han mostrado que las personas que no desayunan tienen una incidencia de infartos de miocardio de hasta un 27% superior al resto de la población que sí lo hace.

Un reciente estudio realizado por el Hospital de San Juan (Alicante) y el Hospital General de Valencia, de España,  y publicada recientemente en la Revista Española de Cardiología (REC), demostró y comprobó que el hábito de no desayunar o de desayunar incorrectamente tiene una relación importante en las personas con el síndrome coronario agudo (SCA), es decir, infarto de miocardio o angina inestable.

En esta investigación, se analizó una muestra de 181 pacientes a  los que se les interrogó sobre sus hábitos alimentarios en el desayuno, fueron ingresados por el SAC y mediante diez preguntas que evaluaban sobre: la adherencia a la dieta mediterránea, el estilo de vida y la alimentación saludable.

LorenzoFácila, miembro de la Sociedad Española de Cardiología y cardiólogo clínico del Hospital General de Valencia asegura que “El objeto era ver si en esta población que ingresan por episodios cardíacos agudos tenían malos hábitos alimentarios y de ejercicio”.

“Hasta ahora, resultados de estudios poblacionales habían demostrado que el hecho de no desayunar triplica el riesgo de desarrollar diabetes, además de tener un riesgo un 27% superior de tener un infarto. Pero no se sabían cuáles eran los hábitos de desayuno de las personas que tienen un infarto”, expresa Alberto Cordero, miembro de la Sociedad Española de Cardiología y cardiólogo de la Unidad de Hemodinámica del Hospital de San Juan.

Ambos expertos son firmantes del estudio cuyo fin último era “describir el patrón de dieta en el desayuno de estos pacientes con la hipótesis de que la omisión del desayuno y/o patrones incorrectos serían muy frecuentes en este colectivo de pacientes de muy alto riesgo”, señala el facultativo.

Las conclusiones fueron claras, una vez analizada las respuestas:

Un 42% de estos pacientes desayunaba de manera inadecuada y un 24% habitualmente, no lo hacía. Además, se encontró también en el estudio una asociación entre el patrón incorrecto de desayuno y el tabaquismo activo, de tal forma que “deja entrever que los hábitos incorrectos del desayuno se engloban en un estilo de vida y alimentación más desfavorable”, añade Cordero.

Las personas que fuman tienen en general un patrón dietético más desfavorable y son más sedentarias. De hecho, “aproximadamente el 30% de las personas que ingresan por un infarto es fumador y cerca de otro 30-35% es ex fumador”, aclara el cardiólogo.

Un dato más

El desayunar mal es un dato más de otros malos hábitos de vida que provocan episodios cardiovasculares. El experto cardiólogo Fácila sostiene que “existe un amplio margen de mejora para la educación y la intervención en los hábitos de vida y alimentación de los pacientes con SCA, especialmente en una comida tan relevante para el metabolismo de los lípidos y la glucosa como es el desayuno”.

¿Qué debe tener un buen desayuno?

En líneas generales, el desayuno no debe salirse de los estándares de la dieta mediterránea. Lo importante es que no tenga alimentos grasos, ni bollería industrial ni aceites saturados.

Es un buen momento para incluir tres cosas importantes en la dieta y que han demostrado mejoría considerable en el pronóstico como son: los frutos secos, el aceite de oliva extra virgen y la avena que regula la absorción de colesterol.

Además debe contener líquidos y sólidos e, idealmente, una pieza de fruta. Un buen ejemplo, expresa Cordero, “un buen desayuno podría ser, algo de leche, con café o té, acompañado con tostadas de pan integral o de cereales y una pieza de fruta. Además, se puede añadir frutos secos, como avellanas o nueces, que suelen combinar bien con estos alimentos. Las tostadas de pan se pueden acompañar de aceite de oliva (lo mejor que sea virgen extra) o pavo”.

El desayuno es una de las principales comidas del día y tiene características muy específicas y diferenciales respecto a las demás comidas: esta precedida del periodo más largo de ayuno y reposo y ser la que más potencia la saciedad.

“Algunos de los efectos beneficiosos de la dieta se relacionan directamente con el control del sobrepeso y otros a mecanismos protectores de sus componentes de la dieta. Dado que el desayuno es la ingesta con mayor captación de nutrientes, podría ser el momento ideal para ingerir estos alimentos”, asevera Fácila.

Sin embargo, no podemos afirmar categóricamente que desayunar disminuya el riesgo de enfermedades cardiovasculares, pero podemos decir, que “desayunar es más cardiosaludable que estar muchas horas de ayuno y que el desayuno que incluye alimentos de dieta mediterránea es muy adecuado para disminuir este riesgo”, afirma este experto.

Así “las personas que no desayunan o lo hacen incorrectamente porque solo toman algo líquido, tienen un riesgo elevado de desarrollar diabetes, que es el factor de riesgo con mayor asociación con las enfermedades cardiovasculares, e infarto agudo de miocardio”, agrega Cordero.

.

Fuente: El Mundo.

Daniel Hernández

Comunicador Social

Daniel Ricardo Hernández

Comunicador social con experiencia en prensa escrita y digital. Actualmente dedicado al manejo de Redes Sociales y amante del fitness.

danielricardoh has 1667 posts and counting.See all posts by danielricardoh

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: