Hipertensión arterial, tabaquismo y mala alimentación: verdugos mundiales | Por: @linternista

Desde la contaminación del aire a malas dietas o la insalubridad del agua, constituyen una amplia gama de factores de riesgo para la salud que pueden evitarse.

Según concluye un nuevo análisis de 79 riesgos en 188 países, donde estos factores representan un creciente número de muertes y una cantidad significativa de la carga de enfermedad a nivel mundial.

En los primeros lugares de esta lista de factores de riesgo de muerte en todo el mundo se encuentra la presión artieral sistólica alta, el tabaquismo y la mala alimentación.

Así lo asegura un estudio, publicado en la revista The Lancet. Esta investigación realizada por un consorcio internacional de investigadores que trabajan en el proyecto Carga Mundial de la Enfermedad y fue dirigido por el Instituto para la Métrica de Salud y Evaluación (IHME) de la Universidad de Washington.

En la primera posición

La presión arterial alta o hipertensión es el factor de riesgo individual número uno asociado con muertes a nivel mundial en 2013, con 10,4 millones de fallecimientos en todo ese año.

El impacto de la presión arterial alta en la mortalidad aumentó en un 49,1% entre 1990 y 2013, cuando también fue el número de riesgo global.

Influye de manera importante en ambos sexos, su creciente impacto ha sido más dramático para los hombres que las mujeres, con una subida del 39,9% para las mujeres y del 59 %para los hombres.

Factores de riesgo del estudio

Los factores de riesgo examinados en el estudio contribuyeron a un total de 30,8 millones de muertes en 2013, una quinta parte de los 25,1 millones de muertes en 1990.

Los principales riesgo vinculados con la muerte de los hombres y las mujeres son:

  • Hipertensión arterial
  • Tabaquismo
  • Índice de masa corporal elevado
  • Glicemia alta en ayunas.
  • Mala alimentación (el mayor impacto acumulativo sobre la salud

La combinación de 14 factores de riesgo dietéticos contribuye al mayor número de muertes en todo el mundo a través de trastornos como la enfermedad isquémica del corazón, derrames cerebrales y diabetes.

En 2013, el 21% del total de muertes en el mundo se atribuye a estos riesgos, que incluyen dietas bajas en frutas, granos enteros y verduras, y dietas ricas en carne roja y bebidas endulzadas con azúcar.

Christopher Murray, director del Instituto para la Medición y la Evaluación de la Salud (IHME, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, dice que: “Hay un gran potencial para mejorar la salud al evitar ciertos riesgos como el tabaquismo y la mala alimentación, así como hacer frente a riesgos ambientales como la contaminación del aire”, y asegura que “El desafío para las autoridades será utilizar lo que sabemos para guiar los esfuerzos de prevención y las políticas de salud”.

La mezcla de los principales factores de riesgo que contribuyen a las muertes ha cambiado significativamente desde 1990. La desnutrición de la infancia y las fuentes de agua inseguras han caído de la lista mundial de top 10, mientras que el colesterol alto y el consumo de alcohol las han reemplazado como principales contribuyentes a la mala salud.

Los riesgos varían mucho entre hombres y mujeres.

Para los hombres el tabaquismo es un problema mayor, situándose como el número dos de riesgo y se vincula con 4,4 millones de muertes; mientras que para las mujeres es el número seis y contribuye a 1,4 millones de fallecimientos.

El consumo de alcohol es un factor de los más altos para las muertes de los hombres, pero no es una causa principal para las mujeres.

Los niños también luchan con diferentes riesgos

Para los niños menores de 5 años, la desnutrición infantil es la causa número uno de muerte y que abarca a los niños que tienen bajo peso, cuyo crecimiento está atrofiado y quienes sufren de pérdida de masa, contribuyendo a 1,3 millones de muertes en 2013, que representa el 21,1% del total de muertes de menores de 5 años.

Los países con la mayor proporción de muertes de menores de 5 años atribuibles a este riesgo fueron Chad, Sudán del Sur, República Democrática del Congo, Somalia y Níger.

Mohammad Hossein Forouzanfar, profesor en el IHME, uno de los autores principales del trabajo recalca: “Si bien hemos visto un enorme crecimiento en los factores de riesgo que contribuyen a las enfermedades no transmisibles como cardiopatías, enfermedades pulmonares y la diabetes, la desnutrición infantil sigue siendo un gran reto para algunos países”, agrega.

Factores de perdida de la salud

Los autores analizaron también aquellos factores que contribuyen a la muerte, los que influyen en la pérdida de salud. Los principales factores de riesgo asociados con la pérdida de la salud mundial en 2013 fueron la presión arterial sistólica alta, el tabaquismo y el índice de masa corporal elevado.

Hay cambios significativos desde 1990, con una serie de riesgos relacionados con las enfermedades no transmisibles incrementándose en prominencia.

  • La hipertensión, que supuso el 8,5% de los años de vida potencialmente perdidos o años de vida ajustados por discapacidad, mala salud o muerte prematura, conocidos como AVAD, en todo el mundo en 2013, ascendió en el rango, al igual que fumar, a pesar de que su prevalencia se ha reducido en la mayoría de los países.
  • El índice de masa corporal elevado ocupa el número uno de riesgo asociado con la pérdida de la salud en Oriente Medio y América Latina.
  • La contaminación del aire es un importante riesgo en Asia meridional y sudoriental.
  • La insalubridad del agua y desnutrición infantil, enfrenta  altos riesgos en la India.
  • El alcohol es la número dos del riesgo en Rusia
  • El tabaquismo es la principal riesgo en muchos países de ingresos altos, incluyendo Reino Unido.

Las diferencias más marcadas se encuentran en el África subsahariana, que, a diferencia de otras regiones, está dominada por una combinación de desnutrición infantil, insalubridad del agua y el saneamiento, prácticas sexuales de riesgo y el consumo de alcohol.

Otros factores

El estudio incluye varios factores de riesgo en su análisis por primera vez: emaciación, retraso del crecimiento, relaciones sexuales sin protección, sin lavarse las manos con jabón. Otra novedad es la factorización de VIH en el cálculo de la violencia de pareja.

La emaciación o adelgazamiento patológico, esta asociada con aproximadamente una de cada cinco muertes en niños menores de 5 años en 2013, y el retraso en el crecimiento, que contribuyó a un 3,5 % de muertes de menores de 5 años, ponen de relieve la importancia de la desnutrición infantil como factor de riesgo.

Las relaciones sexuales peligrosas también pasaron factura a la salud mundial, contribuyendo al 82,3% de las muertes por VIH/sida y el 94% de las muertes por VIH/sida entre los jóvenes de 15 a 19 años de edad en 2013. Esto tiene un impacto mayor en Sudáfrica que en cualquier otro país, donde el 37,9% de las muertes se atribuyeron a relaciones sexuales sin protección. La carga mundial de relaciones sexuales sin protección creció desde 1990 y alcanzó su punto máximo en 2005.

En conclusión

Los riesgos asociados con el mayor número de muertes en el mundo para los dos sexos en 2013 son:

La presión arterial sistólica elevada, el tabaco, el índice de masa corporal alto, la glucosa plasmática en ayudas elevada, una dieta alta en sodio, una alimentación baja en frutas, la contaminación del aire por partículas, la contaminación del aire de los hogares a partir de combustibles sólidos, el colesterol total alto y el consumo de alcohol.

.

Fuente: ABC.

Daniel Hernández

Comunicador Social

Daniel Ricardo Hernández

Comunicador social con experiencia en prensa escrita y digital. Actualmente dedicado al manejo de Redes Sociales y amante del fitness.

danielricardoh has 1667 posts and counting.See all posts by danielricardoh

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: