La actividad sexual produce paro cardiaco en 1 de cada 100 casos en hombres y en 1 de cada 1.000 en mujeres | Por: @linternista

Según un estudio realizado por el Dr. Aapo Aro, del Cedars-Sinai Heart Institute, en Los Ángeles, Estados Unidos, y sus colaboradores, fue presentado como un cartel el 12 de noviembre de 2017 en el Congreso de la American Heart Association (AHA) 2017, y publicado simultáneamente en una carta de investigación en Journal of the American College of Cardiology, El paro cardiaco súbito relacionado con la actividad sexual ocurrió en 32 hombres y 2 mujeres. Es decir, 1 de cada 100 paros cardiacos en hombres, y 1 de cada 1.000 en mujeres se relacionaron con actividad sexual, informan los investigadores.

En más de 4.500 casos de paro cardiaco súbito en adultos que vivían en Portland, Estados Unidos, en una década reciente, solo 34 estuvieron relacionados con actividad sexual en la hora precedente.

“Estos hallazgos tranquilizan” a médicos, y proporcionan datos que aportan información para las conversaciones con los pacientes, comunicó en un correo electrónico el Dr. Sumeet S. Chugh, del Cedars-Sinai Medical Center, en Los Ángeles, Estados Unidos. Ahora los médicos pueden “basarse en datos actuales para tranquilizar a pacientes con una diversidad de enfermedades cardiacas”, señaló el Dr. Chug.

Aun cuando los casos de paro cardiaco súbito fueron presenciados por parejas sexuales, solo un tercio de los individuos recibió reanimación cardiopulmonar de su acompañante, lo cual tal vez explique el hecho de que solamente 1 de cada 5 personas sobrevivió hasta el alta del hospital.

Los hallazgos refuerzan la necesidad persistente de “aleccionar al público sobre la importancia de la reanimación cardiopulmonar por espectador”, señalan los investigadores.

Los médicos saben que el riesgo de paro cardiaco es bajo durante la actividad sexual, pero los pacientes continúan preocupados, y pueden evitar el tema durante una consulta, comentó la Dra. Nieca Goldberg, vocera de la American Heart Association, de la NYU School of Medicine, en Nueva York, Estados Unidos.

“La actividad sexual es equivalente a subir 2 niveles de escaleras”, destacó. Los pacientes que han tenido cirugías cardiacas, o un infarto de miocardio, expresan que les preocupa la posibilidad de reanudar las actividades sexuales, a menudo con base en lo que ven en películas como Alguien tiene que ceder (Something’s Gotta Give), en la que el protagonista sufre un infarto de miocardio durante una relación sexual.

Asimismo, la Dra. Goldberg señala que es importante que los médicos, al igual que los pacientes, se aseguren de que una charla en torno a la reanudación de la actividad sexual sea parte del paquete educativo previo al alta, “y ciertamente en la consulta de seguimiento” después de alguna intervención quirúrgica cardiaca, o de un infarto de miocardio. Realmente necesitamos difundir el mensaje sobre aprender a realizar la reanimación cardiopulmonar”.

Beneficios en la salud y la mortalidad frente a riesgo de paro

La práctica sexual es un aspecto importante de la calidad de vida, y conlleva beneficios para la salud y la mortalidad; sin embargo, no se cuenta con información sobre la actividad sexual como posible factor desencadenante de paro cardiaco súbito en la población general, escriben el Dr. Aro y sus colaboradores.

Para este estudio, analizaron datos de individuos residentes de Portland, que presentaron paro cardiaco súbito durante 2002 a 2012, y que fueron parte del Oregon Sudden Unexpected Death Study .

Todos los casos fueron adjudicados, y los investigadores también tenían información sobre las circunstancias relacionadas con el paro cardiaco, los registros médicos de los pacientes en el curso de la vida, y los datos de necropsia.

En promedio, comparados con los 4523 casos de otros tipos de paro cardiaco súbito, los 34 pacientes que tuvieron paro cardiaco relacionado con actividad sexual eran más jóvenes (media de edad, 60 frente a 65 años; rango de edad 34 – 83), y tenían más probabilidades de pertenecer al género masculino (94% frente a 68%), o ser afroestadounidenses (19% frente a 8%).

Las cardiopatías fueron similares en los 2 grupos: Aproximadamente 29% de los pacientes tenía un antecedente de arteriopatía coronaria; 26% insuficiencia cardiaca sintomática, y la mayoría estaba tomando medicamentos cardiovasculares.

En comparación con los pacientes con otros tipos de paro cardiaco, aquellos que sufrieron paro cardiaco relacionado con actividad sexual tuvieron más probabilidades de presentar fibrilación, o taquicardia ventricular (76% frente a 45%; p <0,001).

La sobrevida fue mayor después del paro cardiaco relacionado con actividad sexual, pero esto no fue significativo (19% frente a 13%; p = 0,29), y probablemente se debió a diferentes tasas de ritmos desfibrilables.

El estudio demuestra la necesidad de “aumentar el conocimiento y aleccionar sobre la reanimación cardiopulmonar, incluso en esta situación incómoda”, indicó el Dr. Chugh.

Referencia: Aro AL, Rusinaru C, Uy-Evanado A, Chugh H, y cols. Sexual activity as a trigger for sudden cardiac death. J Am Coll Cardiol. 30 Oct 2017. pii: S0735-1097(17)39760-7. doi:10.1016/j.jacc.2017.09.025. Resumen

Fuente: espanol.medscape.com

Comité editorial medicinapreventiva.info

Comité editorial de medicinapreventiva.info

admin has 1078 posts and counting.See all posts by admin

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: