Gran variabilidad en la presión arterial se vincula a un mayor riesgo de demencia | Por: @linternista

Según un nuevo estudio publicado en Circulation, amplias variaciones diarias de la presión arterial se vincularon a un mayor riesgo de padecer enfermedad de Alzheimer, independientemente de la presencia de hipertensión sistólica. En tanto que la presencia de ambos factores (variaciones e hipertensión sistólica) se vinculó a un mayor riesgo de demencia vascular.

El estudio incluyó a individuos japoneses de 60 años o más que midieron su presión arterial cada mañana durante un mes, en aquellos que presentaron una mayor variabilidad se vinculó a un riesgo de más del doble de ser diagnosticados con demencia vascular o enfermedad de Alzheimer a los 5 años, en comparación con aquellos que presentaron poca o nula variabilidad entre mediciones.

Los resultados sugieren que el tratamiento adecuado de la hipertensión y el mantenimiento de un estilo de vida saludable, con bajo estrés mental o físico y buenos hábitos del sueño “podrían contribuir a reducir la variabilidad de la presión arterial, lo que podría conducir hacia un menor riesgo de padecer demencia”, dijo el Dr. Toshiharu Ninomiya, autor principal y profesor, de la Universidad de Kyushu, en Fukuoka, Japón.

Sin embargo, aún se trata de una hipótesis, advirtió, la evaluación de la variabilidad de la presión arterial como un factor de riesgo modificable para la demencia o la enfermedad de Alzheimer o no, debe ser confirmada en un estudio posterior.

En un editorial acompañante, el Dr. Alexander Merkler y el Dr. Constantino Iadecola (Weill Cornell Medical College, Nueva York, Estados Unidos) concuerdan: “Si se confirman en una cohorte más grande, estos hallazgos pueden guiar estudios prospectivos futuros, dirigidos a reducir el riesgo de demencia mediante la disminución” de la variabilidad de la presión arterial.

“Creo que este es un estudio importante”, dijo la portavoz de la American Heart Association, la Dra. Mary Ann Bauman (Seattle, Washington, Estados Unidos).

“Nos da información que no sólo ayudará a los médicos, sino que también ayudará a los pacientes a comprender la importancia de mantener su presión arterial bajo control” y mantener una baja variabilidad en sus mediciones, añadió la Dra. Bauman. Al igual que los demás, concuerda con que se necesitan más investigaciones, incluyendo un estudio en otras poblaciones.

Presión arterial diaria y riesgo de demencia futura

Varios estudios han reportado que una amplia variabilidad en las mediciones de la presión arterial entre las visitas a un consultorio, aumenta el riesgo de deterioro cognitivo y demencia en el futuro, pero estas mediciones pueden ser menos precisas debido a la hipertensión de “bata blanca”.

Mientras que las mediciones de la presión arterial ambulatoria de 48 horas pueden proporcionar una medida más fiable de la variabilidad, también resulta ser un método más complicado.

En el estudio el Dr. Ninomiya y sus colaboradores intentaron estudiar la relación entre la variabilidad en las mediciones de la presión arterial (tomadas usando un esfigmomanómetro en el hogar cada mañana) durante un mes y el riesgo de demencia vascular y enfermedad de Alzheimer.

Identificaron 1674 individuos en el estudio Hisayama que tenían por lo menos 60 años de edad en el 2007, que no tenían diagnóstico de demencia y que aceptaron participar.

A los individuos (738 hombres y 936 mujeres) se les indico medir su presión arterial en tres ocasiones, siempre después de haber estado en reposo al menos 5 minutos. Las mediciones fueron tomadas durante 4 semanas, dentro de la primera hora después de levantarse, y antes de desayunar o tomar cualquier medicamento.

Todos los participantes recibieron el mismo dispositivo electrónico digital (HEM-70801C, Omron Healthcare) basado en un esfigmomanómetro oscilométrico (para identificar las oscilaciones de las paredes arteriales). La mayoría (99%) proporcionó las mediciones durante los 28 días del estudio.

Al inicio del estudio, los individuos tenían una edad media de 71 años y una presión arterial media de 138/77 mmHg, y 43% estaban en tratamiento con un antihipertensivo.

Los pacientes se dividieron en cuatro grupos de acuerdo a sus variaciones diarias en la presión arterial sistólica y diastólica.

Los diagnósticos de demencia fueron realizados por neurólogos o psiquiatras y estuvieron basados en la información clínica, imágenes neurológicas (95% de los casos) o una autopsia cerebral (21 casos).

Durante un seguimiento promedio de 5,3 años, 194 pacientes (72 hombres y 122 mujeres, el 11,6%) desarrollaron demencia (de cualquier etiología), de los cuales 47 presentó demencia vascular y 134 presentó enfermedad de Alzheimer.

La incidencia ajustada por edad y género de todas las etiologías de demencia, demencia vascular y enfermedad de Alzheimer, aumentó junto con la amplitud de la variabilidad, de tanto de la presión arterial sistólica como de la diastólica.

Los pacientes con la variabilidad más alta y más baja en la presión arterial tuvieron un riesgo estadísticamente significativo mayor de desarrollar Alzheimer o demencia vascular durante el seguimiento.

Riesgo de demencia ajustado, mayor frente a menor variación en la presión arterial sistólicaa,b

Tipo de demencia Hazard Ratio (IC 95%) Valor de p
Vascular 2,79 (1,04 – 7,51) 0,03
Enfermedad de Alzheimer 2,22 (1,31 – 3,75) < 0,001
Todas las etiologías 2,27 (1,45 – 3,55) < 0,001
Cuarto cuartil (coeficiente de variación > 7,60%) frente al primer cuartil (coeficiente de variación < 5,07%).
Ajustado por edad, género, educación, tratamiento antihipertensivo, anomalías en el electrocardiograma, diabetes de tipo 2, colesterol, índice de masa corporal, enfermedad cardiovascular, tabaquismo, alcohol, ejercicio y presión arterial sistólica promedio.

No está claro si la variabilidad de la presión arterial es un factor de riesgo modificable para la demencia, dijo el Dr. Ninomiya. Las variaciones en la presión arterial pueden causar cambios en la estructura y la función cerebral, conduciendo al desarrollo de la demencia, señaló. Por otro lado, la variabilidad de la presión arterial puede ser simplemente un marcador de neurodegeneración no modificable. Se necesitan más estudios para determinar esto.

Mientras tanto, “podríamos decir que los pacientes con mayor variabilidad de la presión arterial deben evitar una mala adherencia a sus medicaciones y un estilo de vida poco saludable”, porque estas son causas de la variabilidad de la presión arterial.

Referencias:

  1. Oishi E, Ohara T, Sakata S, Fukujara M, y cols. Day-to-day blood pressure variability and risk of dementia in a general Japanese elderly population: The Hisayama Study. Circulation. 8 Ago 2017;136(6):516–525. doi: 10.1161/CIRCULATIONAHA.116.025667. PMID: 28784822. Artículo
  2. Merkler AE, Iadecola C. Rollercoaster blood pressure: An Alzheimer disease risk factor? Circulation. 8 Ago 2017;136(6):526-528. doi: 10.1161/CIRCULATIONAHA.117.029618. PMID: 28784823. Editorial

Comité editorial medicinapreventiva.info

Comité editorial de medicinapreventiva.info

admin has 1048 posts and counting.See all posts by admin

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: