Los buenos hábitos siguen siendo el secreto de la buena y larga vida | Por: @linternista

La ciencia de hoy sigue afanándose en encontrar el ansiado elixir de la vida, la fórmula que permita curar todas las enfermedades y evitar a la parca cuantos más años mejor.

La tarea es más que compleja de lo que parece, pero hay una parte de esta ecuación que está resuelta desde hace décadas: llegar a viejo en buenas condiciones se relaciona estrechamente con lo qué comemos y cuánto nos movemos.

La coordinadora del Grupo de Trabajo de Nutrición de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) Rosa López Mongil aclara que “Hay muchas investigaciones que han demostrado que llevar una alimentación saludable y mantener un estilo de vida activo se asocia con un menor deterioro y menos riesgo de padecer enfermedades”.

Para conseguir beneficios, una dieta equilibrada y el ejercicio habitual “deben ir de la mano”, continúa la especialista, pero la realidad es que las sociedades en las que vivimos tienden a moverse poco y cada vez menos y a comer mucho más.

“Conseguir un patrón de alimentación sano pasa, en primer lugar, por reducir”, apunta Miguel Ángel Martínez, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra e investigador del CIBERobn. “En muchos experimentos hechos en animales, la frugalidad de la dieta es lo que más se ha asociado a la longevidad.

Por eso, en un mundo donde se rinde tanta pleitesía al hedonismo, es decir la busqueda del placer, habitualmente se come mucho más de lo que se necesita, lo primero que se debe hacer es la reducción en los alimentos que ingerimos, recuerda. Sobre todo de “productos procesados y ultraprocesados, bebidas azucaradas -no sólo los refrescos, también los zumos-, panes industriales, dulces, mantequilla, nata…”. En cambio, hay que aumentar el consumo de “frutos secos, aceite de oliva virgen, verduras y hortalizas frescas de todo tipo, legumbres o pan integral. Y apostar más por el pescado que por la carne”, enfatiza.

La combinación perfecta

En cuanto al ejercicio, la clave es establecer una rutina e ir progresando. “Hay que empezar por cinco minutos”, asegura López Mongil. Y, a partir de ahí, marcarse nuevas metas y no abandonar.

Según La Organización Mundial de la Salud se recomienda que los adultos de edades comprendidas entre los 18 y los 64 años dediquen al menos 150 minutos semanales a la práctica de actividad física aeróbica de intensidad moderada. Si el ejercicio es intenso, el tiempo puede reducirse a los 75 minutos a la semana.

Sumar dieta y ejercicio

La dieta y el ejercicio en la rutina diaria supone alejar las enfermedades cardiovasculares y la diabetes, reducir el riesgo de muchos tipos de cáncer y mantener durante más tiempo las capacidades funcionales, entre otras ventajas. Sin duda, el corazón es uno de los grandes beneficiados de la vida activa, pero también el cerebro gana años de bienestar con una dieta y una pauta de ejercicios adecuada.

Soledad Ballesteros, responsable del Grupo de Estudios en Envejecimiento y Enfermedades Neurodegenerativas de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), explica que “El envejecimiento normal está asociado a cambios en la estructura de varias regiones cerebrales, así como a cambios funcionales, que están asociados a declives en varios procesos cognitivos de vital importancia para poder llevar una vida independiente, como la reducción de la velocidad de procesamiento de la información, de las funciones ejecutivas, la memoria del trabajo y la memoria episódica”.

Sin embargo, advierte, se ha demostrado que un estilo de vida activo “puede ayudar a prevenir y/o retrasar ese deterioro cognitivo y ayudar a conservar la salud cerebral y cognitiva de las personas de más edad”.

Un estudio publicado en 2013 por su equipo en la revista Current Aging Science puso de manifiesto que mantener un estilo de vida físicamente activo durante al menos 10 años “influía positivamente en el control ejecutivo y la velocidad de procesamiento”, dos funciones fundamentales para llevar una vida autónoma.

“La lógica sugiere que cuanto antes se cambien los malos hábitos por otros saludables, mejor será el resultado”, añade Ballesteros. Coincide con su punto de vista Miguel Ángel Martínez, quien, con todo, recuerda que “nunca es tarde para mejorar los hábitos de vida”. El estudio PREDIMED, explica, cuyos participantes tenían una media de edad de 67 años, puso de manifiesto que quienes optaron por la dieta mediterránea consiguieron reducir en un 30 % su riesgo de infarto.

.

 Fuente: El Mundo.

Daniel Ricardo Hernández @danielricardoh

Comunicador Social

Daniel Ricardo Hernández

Comunicador social con experiencia en prensa escrita y digital. Actualmente dedicado al manejo de Redes Sociales y amante del fitness.

danielricardoh has 1667 posts and counting.See all posts by danielricardoh

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: