Ahora la obesidad es parte de la enfermedad crónica basada en la adiposidad | Por: @linternista

La American Association of Clinical Endocrinologists (AACE) y el American College of Endocrinology (ACE) introdujeron un nuevo término para estudiar la obesidad, “enfermedad crónica basada en la adiposidad”, que la enmarca como una enfermedad crónica centrada en complicaciones de gran alcance.

La declaración, publicada en versión electrónica el 14 de diciembre en Endocrine Practice, redefine el término médico y diagnóstico para la obesidad, cambiando el énfasis a los efectos fisiopatológicos del exceso de peso, más que en el peso o el propio índice de masa corporal (IMC).

El componente del término “basado en la obesidad” apunta a las anomalías en la masa, la distribución o la función del tejido adiposo; en tanto que la parte “enfermedad crónica” subraya las complicaciones asociadas, como hipertensión, diabetes y apnea del sueño, que producen morbilidad y mortalidad.

Los autores, dirigidos por el Dr. Jeffrey I. Mechanick, presidente del American College of Endocrinology y profesor clínico de medicina en la Icahn School of Medicine en Mount Sinai, de la Ciudad de Nueva York, Estados Unidos, aducen que la enfermedad crónica basada en la adiposidad representa un enfoque estructurado para reducir el riesgo de la enfermedad y la morbilidad a través de mejoras en la nutrición, mayores niveles de actividad física e intervenciones en la conducta.

Según el Dr. Mechanick: “Permite una capacidad más robusta para el diagnóstico basado no sólo en el peso y la estatura y el perímetro de la cintura, sino también en la imagen corporal y la biología molecular”.

El término enfermedad crónica basada en la obesidad surgió de la Conferencia de Consenso sobre Obesidad de AACE/ACE en 2014, en la que los participantes de biomedicina, organismos gubernamentales, industria farmacéutica y organizaciones profesionales reconocieron una desconexión entre el uso del término obesidad en relación con la salud de los individuos.

Asimismo, se reconoció el estigma asociado al término como una barrera para el control satisfactorio de la enfermedad.

Cuestionando el status quo

El Dr. Mechanick resaltó que la nueva declaración cuestiona el status quo y explica que si bien la prevalencia del sobrepeso y la obesidad está alcanzando una meseta en la población estadounidense en general, la prevalencia continúa aumentando en determinados subgrupos, incluidos aquellos con obesidad grave, niños y grupos minoritarios.

“No estamos reduciendo la curva tan bien como nos gustaría, así que necesitamos modificar los mensajes de salud en torno a esta enfermedad”, recalcó. Además señala que, pese a los avances en la comprensión de la enfermedad, medicamentos, tratamiento quirúrgico y percepción de la medicina relativa al estilo de vida, “estamos pasando por alto los mensajes correctos y comunicaciones con respecto a la obesidad, incluido el estigma que conlleva”.

El Dr. Mechanick afirmó que el término enfermedad crónica basada en la adiposidad no es para remplazar el término obesidad. Dijo que se había obtenido un impulso valioso con el término obesidad, de manera que sería incorrecto desplazarlo.

“Más bien, estamos introduciéndolo como un nuevo término diagnóstico a fin que los médicos puedan familiarizarse con el término, y reconceptualizar esta enfermedad crónica dentro del paradigma de enfermedad crónica basada en la obesidad”.

En última instancia el objetivo es mejorar la atención a las personas con obesidad. “Consideramos que cuando esta enfermedad se vea a través de la óptica de la enfermedad crónica basada en la obesidad, resultará cada vez más claro y podremos ayudar a más personas”, especificó. La declaración de postura también tiene como propósito cambiar el diálogo médico-paciente hacia la necesidad de evitar complicaciones y trastornos subsiguientes como resultado de problemas del tejido adiposo.

Es importante hacer notar que la medicina relacionada con el estilo de vida yace en el centro del nuevo paradigma. “La actividad física, los patrones de alimentación, sueño, conducta, todos los medios no farmacológicos y no quirúrgicos de control de la enfermedad son centrales”, puntualizó el Dr. Mechanick.

También resaltó que adoptar un enfoque de enfermedad crónica basada en la obesidad para el control de la enfermedad aborda la prevención en diversos niveles. “Sabemos que este paradigma es parte de la prevención primaria, secundaria y terciaria, pero también de la prevención primordial, que está basada en la población cuando no se ha identificado el riesgo. También funciona a nivel de prevención cuaternaria, que evita la sobre medicalización de la enfermedad, donde los tratamientos y las intervenciones quirúrgicas pueden representar un riesgo innecesario, a menos de que sean absolutamente necesarios. En esta situación, las medidas relacionadas con el estilo de vida pueden evitar este tratamiento y las complicaciones iatrógenicas asociadas”.

Enfermedad crónica basada en la adiposidad y códigos de la CIE-10

Los autores comunican en su declaración que la AACE y el ACE también aprueban “una iniciativa continua, consensada y vigorosa en relación con la normatividad sanitaria y el programa legislativo perteneciente al reembolso por la medicina de estilo de vida estructurado y, de hecho, todas las modalidades terapéuticas basadas en la evidencia para los pacientes con enfermedad crónica basada en la obesidad”.

Por lo que respecta a los códigos de la Clasificación Estadística Internacional de las Enfermedades y Problemas de Salud Relacionados, Décima Revisión (CIE-10), el Dr. Mechanick dijo, “vislumbraríamos diferentes códigos de la CIE para las complicaciones relacionadas con la adiposidad”.

Los autores añaden que AACE/ACE, “dirigirá la definición clara y el posicionamiento de enfermedad crónica basada en la adiposidad en la base de datos de la ontología de las enfermedades humanas, para posteriormente crear códigos de la CIE-10 basados en las complicaciones relevantes, a fin de facilitar los reembolsos a los profesionales de la salud, la implementación sistemática y la medición de los indicadores de calidad.

El Dr. Mechanick puntualizó que sería necesario desarrollar la tecnología adecuada para establecer mejor datos normativos, entre ellos investigación adicional sobre herramientas específicas para cuantificar anomalías en la masa, la distribución y la función de la adiposidad.

Sin embargo, un reto importante para el empleo del término enfermedad crónica basada en la adiposidad, según los autores, es la identificación de marcadores e indicadores adecuados, disponibles y asequibles, que reflejen el efecto de la adiposidad sobre la salud. Resaltan que el IMC todavía desempeña un papel importante pero que, “para combatir esta enfermedad prevaleciente, crónica y nociva, los profesionales sanitarios necesitarán incorporar un enfoque conceptual al tratamiento que va más allá de un enfoque singular en el IMC. La adopción del nuevo término diagnóstico enfermedad crónica basada en la obesidad es un claro paso de avance”.

Referencia:

  1. Mechanick JI, Hurley DL, Garvey WT. Adiposity-Based Chronic Disease as a New Diagnostic Term: American Association of Clinical Endocrinologists and The American College of Endocrinology Position Statement. Endocr Prac. Publicado en versión electrónica el 14 de diciembre de 2016. Declaración de postura

Fuente: espanol.medscape.com

Comité editorial medicinapreventiva.info

Comité editorial de medicinapreventiva.info

admin has 881 posts and counting.See all posts by admin

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: