La prevención de la muerte súbita en los deportistas sigue siendo un gran reto diagnóstico | Por: @linternista

La muerte súbita es la causa médica más importante de muerte en los deportistas y tiende a causar un gran impacto en la opinión pública, porque el deporte es considerado como una actividad sana y los deportistas, en cierto modo, representan la salud ideal en la imaginación popular.

La actividad física vigorosa, incluso en los deportistas profesionales, tiene importantes efectos sobre el corazón. Algunos cambios pueden ser benignos, como el denominado “síndrome de corazón de atleta”, caracterizado por una serie de cambios funcionales y estructurales en el corazón como resultado de la adaptación al ejercicio y la respuesta fisiológica cardiaca. Otros cambios, sin embargo, son patológicos, algunos de los cuales son potencialmente fatales.

La incidencia de muerte súbita en deportistas sigue siendo objeto de debate debido a las diferentes metodologías, los grupos y los análisis utilizados en los estudios realizados hasta la fecha. La incidencia reportada es de 1 por cada 200.000, a pesar de que un mayor análisis de las metodologías ha señalado una subestimación de esta tasa. La muerte súbita es más común en los deportistas hombres que en las mujeres y el riesgo de muerte súbita es de dos a tres veces mayor para los deportistas en comparación con los no deportistas.

Numerosos cambios cardiovasculares – estructurales, eléctricos y adquiridos – pueden causar muerte súbita. Las causas más comunes de muerte súbita en deportistas jóvenes (menores de 35 años) son las cardiopatías congénitas, siendo la más frecuente la miocardiopatía hipertrófica. En los deportistas mayores de 35 años, la mayoría de los eventos de muerte súbita es causada por la enfermedad de la arteria coronaria aterosclerótica.

Principales causas de muerte súbita

Congénitas

Adquiridas

Alteraciones estructurales Sin alteraciones estructurales Alteraciones estructurales Sin alteraciones estructurales
Miocardiopatías

Arritmogénica

Dilatada

Hipertrófica

Otras

Anomalías en las coronarias

Enfermedad valvular cardíaca

Enfermedades de la aorta

Canalopatías

Síndrome de Brugada

Taquicardia ventricular polimórfica catecolaminérgica

Fibrilación ventricular idiopática

Síndrome de QT largo

Cardiopatía isquémica

Miocarditis

Commotio cordis (arritmia por impacto en el tórax)

Abuso de sustancias

Factores ambientales (hipotermia o hipertermia)

Muchas de estas causas son identificables a lo largo de la vida y tratadas mediante cambios en el estilo de vida, farmacoterapia, cirugía o el uso de dispositivos. Sin embargo a pesar de los recursos disponibles, y los continuos esfuerzos de las federaciones y entidades deportivas para prevenir estos trágicos sucesos, las pruebas cardiovasculares de detección no siempre se realizan antes de que los deportistas participen en las competencias. Y cuando se hacen, es común que no todos las realicen, o incluso, pueden ser malinterpretadas si los médicos no tienen la suficiente experiencia (en el deporte). En este contexto, el reto consiste en la diferenciación entre las adaptaciones fisiológicas para el ejercicio, el conjunto de señales conocidas como el síndrome de corazón de atleta, y los procesos miocardiopáticos que puede causar la muerte súbita.

Según la Dra. Amanda Gonzales Rodrigues, de la Unidad de Cardiología del Ejercicio del Hospital Sirio-Libanés, y de la Unidad de Rehabilitación Cardiovascular de Fisiología del Ejercicio del InCor-HCFMUSP, en Sao Paulo, “la muerte súbita de un deportista es a veces la primera manifestación de una enfermedad cardiaca subyacente. Por eso es que es tan importante someterse a una evaluación médica especial que debe involucrar al menos un electrocardiograma en reposo. En los deportistas mayores de 35 años, la recomendación también incluye realizar una prueba de esfuerzo antes de las competencias”.

De hecho, la evaluación cardiaca previa a la participación en una competencia no es una nueva recomendación. En 2006, en respuesta a la muerte del futbolista Marc Vivien Foe, mediocampista central de Camerún, en la Copa FIFA Confederaciones 2003, la FIFA (Fédération Internationale de Football Association) implementó una evaluación médica sistemática previa a la competición para detectar enfermedad cardiovascular y por lo tanto prevenir la muerte súbita en los futbolistas. Los datos proporcionados por los registros de estos resultados ayudaron a formar el Registro de Muerte Súbita , una plataforma virtual con registros actualizados de estas muertes durante los partidos oficiales de la entidad. [9]

En Brasil, la evaluación previa a la competencia es una recomendación en vigor desde 2001, cuando el consenso de la Sociedad Brasileña de Medicina del Ejercicio y del Deporte (SBMEE), publicado en la Revista de Medicina Esporte recomendó que “todas las personas mayores de 35 años que deseen ejercer ejercicios de carácter competitivo deben someterse periódicamente a una evaluación médica especializada para identificar y corregir las condiciones clínicas que pueden suponer un riesgo durante el ejercicio, reducir el rendimiento o incluso contraindicar la práctica de deportes”. No obstante, el millonario espectáculo del futbol de alto rendimiento es a veces sacudido en medio de un partido, a menudo en tiempo real, por el colapso súbito de un jugador en la cancha.

Fuente: espanol.medscape.com

Comité editorial medicinapreventiva.info

Comité editorial de medicinapreventiva.info

admin has 853 posts and counting.See all posts by admin

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: